• Antes de comprar deberíamos preguntarnos:¿Realmente lo necesito?.

• Antes de comprar una prenda ten en cuenta los aspectos medioambientales y sociales de ésta, y valora el compromiso ambiental y social de las empresas productoras.

• Adquiere ropa y calzado fabricada con materiales reciclados y procedentes del comercio justo.

• Recuerda que los tejidos naturales (lana, algodón, lino, yute, etc.) son mucho más fáciles de reciclar y menos contaminantes, tanto en su producción como en su gestión como residuo, que los sintéticos.

• Compra ropa de segunda mano.

• No compres pieles. Algunas especies como la nutria, el lince o la marta están en peligro de extinción y son muy apreciadas en la realización de abrigos y otras prendas.

• No tires ropa o calzado en buen estado simplemente porque “ya no está de moda”. La ropa que ya no te vale puede venirle bien a otra gente. Regálala o entrégala a tiendas o entidades benéficas.

• Reutiliza tu ropa inservible para otros usos, como por ejemplo trapos de cocina que puedes hacer con los retales.

• Repara la ropa que se daña o que ya no te queda, no la botes.